Existen distintos tipos de fosas sépticas, los cuales, se caracterizan por el material que se utilizó para su construcción. En ABYC Caños y Fosas Limpieza y Construcción queremos compartir contigo algunas de sus características.

Fosas de concreto / hormigón

Su principal característica es que son resistentes y herméticos, por lo que son ideales para el almacenamiento y tratamiento séptico. No obstante, su instalación requiere de una grúa y libre acceso para maniobrar.

Este tipo de fosas son mucho más resistentes a las fuerzas de flotación, a diferencia de las que se construyen con materiales más livianos.

Fosas con materiales prefabricados

Por supuesto, es ideal para lugares pequeños o zonas rurales donde no existe alcantarillado o sin conexiones de aguas residuales, por lo que funcionan como medidas esporádicas o auxiliares.

Pueden ser fabricadas con fibra de vidrio y plástico de alta densidad, lo que les confiere mayor resistencia contra la oxidación y los demás procesos químicos naturales. Se necesita una instalación muy cuidadosa para no dañarla.

Fosa compacta

Estas se fabrican con polietileno de alta densidad con un filtro biológico aeróbico, lo que las convierte naturalmente ideales para el tratamiento séptico.

Fosa de acumulación


Ya sea de plástico u hormigón, almacena las aguas residuales durante un tiempo para después ser retirada y al no necesitar vertido, no es necesario obtener alguna autorización.